Cavitación estética ¿Qué es?

Por mucho que llevemos una vida sana y hagamos ejercicio casi a diario no conseguimos los resultados que esperamos, la celulítis y grasa localizada sigue ahí dispuestas a no dejarnos lucir bien nuestro bikini. Si ya estás harta de dietas, anticelulíticos, masajes y demás puedes recurrir a la cavitación o aspiración en vacío también conocida como cavitación estética, un novedoso método “no quirúrgico” contra la grasa que nos ayudará a eliminar los centímetros de nuestro cuerpo que nos sobran de una manera efectiva y sobre todo saludable.

Como mucha gente aún no sabe lo que es la cavitación estética paso a explicarlo. La Cavitación es un tratamiento totalmente indoloro y no invasivo el cual se realizada mediante una especie de rodillo inteligente que genera microburbujas de vacio. Dichas microburbujas succionan las células adiposas de forma selectiva, es decir, sin dañar otros tejidos adyacentes. En esta fase se rompe la membrana de la célula, favoreciendo que se libere la grasa. Ésta se elimina después a través del sistema linfático y la orina.

Para no tener efectos secundarios y un óptimo resultado del tratamiento se recomienda la ingesta de 2’5 litros de agua al día (antes y después de cada sesión) espaciada en tomas regulares.

Cada sesión de cavitación dura alrededor de 40 minutos, que se reparten en un sola área de trabajo: abdomen, glúteos, zona externa o interna de la pierna. A continuación se realiza la sesión de presoterapia que tiene como fin facilitar la eliminación de las células grasas para que no se reabsorban de nuevo.

Sus efectos se notan rápidamente, pudíendose perder hasta 2 centímetros de volumen corporal después de cada sesión. Lo recomendable es realizar entre 6 y 12 sesiones (dependiendo de la zona tratada y del estado del paciente) con un intervalo de 72 horas entre una y otra ya que es el tiempo que nuestro organismo tarda en eliminar la grasa por sí mismo. Los precios de cada sesión de cavitación suelen rondar los 120, aunque la mayoría de los centros suelen hacer bonos.

Otras ventajas que tiene la cavitación estética frente a otros tratamientos es que mejora notablemente la circulación, elimina toxinas, aumenta el tono y la elasticidad de los tejidos e incluso ayuda a regular el tránsito intestinal.

Este revolucionario sistema de reducción estética tiene algunas contraindicaciones por lo que deberían evitar este tratamiento pacientes con: cardiopatía o epilepsia, inflamaciones zonales agudas, varices de grandes dimensiones, hipertensión descompensada, tromboflebitis, diabéticos con problemas renales o hepáticos, embarazadas y madres en época de lactancia, personas con marcapasos, también pacientes con patologías auditivas, con cáncer, con prótesis metálicas zonales.