Consejos para adelgazar

La gente con problemas de peso pasa mucho tiempo buscando alimentos y soluciones mágicas para adelgazar sin pararse a pensar en un sistema que no falla y que consiste en comer menos de manera racional y si lo acompañamos con un poco de ejercicio físico mejor que mejor.

dieta sana

Las dietas generalmente eliminan más líquido del organismo que grasas para ello es conveniente cambiar nuestras costumbres alimenticias con el fin de tener una vida más sana. Hay muchos tipos de regímenes adelgazantes pero todos ellos precisan una base para conseguir buenos resultados.

En este artículo te mostramos veinte consejos para que toda dieta consiga su objetivo.

1. Dieta variada. La alimentación debe ser equilibrada. La regla consiste en no abusar de la cantidad de alimentos hipercalóricos e insanos.

2. Un régimen suave. Las dietas rápidas que prometen la pérdida de muchos kilos a la semana, a la larga producen problemas de salud y la recuperación de los kilos perdidos. Lo más saludable es perder entre medio y un kilo semanal.

3. Cinco tomas diarias al día. No hay que saltarse una comida importante. Dos deben ser comidas consistentes y las otras tres más ligeras.

4. Desayuna fuerte. El mejor desayuno aporta entre un 20 y un 25% del aporte calórico diario.

5. Cena pronto. Al menos dos horas antes de acostarse. Por la noche el metabolismo se ralentiza y los alimentos se acumulan como grasas más fácilmente.

6. Bebe mucha agua. Hay que beber mucho, unos dos litros diarios. El agua mantiene la línea porque no tiene calorías.

7. Prepara la comida justa. Las raciones deben ser pesadas. Las sobras son una tentación peligrosa.

8. Reduce la sal. Un poco de sal es suficiente. Comiendo los mismos alimentos sin sal se pierde peso y se gana en salud.

9. Pon aceite de oliva en las comidas. Una cucharada al día no aporta muchas calorías y ayuda a mantenerse sano por sus ácidos grasos monoinsaturados.

10. Reduce las cantidades de comida. Para perder peso se debe reducir el número de calorías diarias.

11. La grasa, nuestra peor enemiga. Aportan demasiadas calorías. Por ello se recomienda cocinar al vapor, a la plancha y utilizar el microondas. La cocina natural además es más sana y mantiene mejor las vitaminas y minerales de los alimentos.

12. Disfruta comiendo. La dieta no debe ser una tortura. Por ello es positivo variar los menús. Una dieta que hace sufrir no es una buena dieta.

13. No te obsesiones con la báscula. Hay que pesarse una vez por semana preferiblemente en ayunas y sin ropa ni zapatos.

14. No piques entre horas. Lo único que consigues picando entre comidas es almacenar grasas y tirar por tierra todos los esfuerzos por cumplir la dieta. Si no puedes resistir la tentación de picar come cosas que calmen tu apetito sin consumir calorías como trocitos de fruta, yogures descremados…

15. Reduce el consumo de alcohol. Los licores tienen muchísimas calorías. Evita su ingestión, sobre todo después de comer.

16. Masticar despacio y bien. Comer despacio hace que se saboree mejor la comida y además consigue que se coma menos. El cuerpo reacciona con señales de saciedad a los veinte minutos de comenzar a comer. Así, se ingiere sólo lo necesario.

17. Practica algún deporte. El ejercicio físico siempre elimina grasas y quema calorías. Además tonifica el organismo.

18. Hay que analizar las sensaciones. A veces se come por encontrarse deprimido, agobiado… La comida se suele convertir en un sustituto emocional y se come sin hambre.

19. Adelgazar, ¿por qué? Por decisión propia. La decisión de perder peso es una elección personal e intransferible.

20. El consejo de un especialista en nutrición ayuda a marcarse objetivos realistas. Además seguirá la evolución de la dieta.