Dormir, el mejor tratamiento de belleza

Dormir es el acto más natural y necesario para el bienestar físico y psíquico de todo ser humano. Un buen descanso sirve además de para regenerar el cuerpo y el cerebro de su energía perdida durante el día, para mantener en perfecto estado nuestra piel.

dormir como tratamiento de belleza

Y es que dormir bien tiene consecuencias directas sobre la estética como por ejemplo: mejoras en el aspecto de la piel (piel más suave y disminución de ojeras en el rostro), mejoras en el aspecto del pelo y un mayor control del peso corporal. Pero la cuestión no es dormir y ya está, para que un buen descanso se note en nuestro rostro y cuerpo hay que cumplir dos reglas:

1. Dormir como mínimo 8 horas. Para fortalecer nuestro sistema inmunitario y controlar la sensación de hambre, ya que durante la noche se segrega la hormona que regula esta sensación.

2. Dormir siempre de noche (entre las 12 y las 4 de la mañana). A estas horas se produce mayor cantidad de melatonina (hormona del crecimiento), relacionada con la regeneración celular de nuestra piel. Por tanto, durante estas horas la producción de colágeno alcanza su momento álgido.

En definitiva, ninguna crema por muy cara que esta sea puede sustituir los resultados que se obtienen en nuestra piel con un buen descanso.