Mascarillas para el cuidado del rostro

Las mascarillas para el cuidado del rostro es uno de los productos que casi todas las mujeres tenemos en casa. Estos tipos de mascarilla varían dependiendo de la necesidad de cada persona en particular. Las mascarillas son suaves y relajantes, actúan con rapidez y sus efectos son inmediatos y visibles.

La mayoría de las mascarillas reúnen simultáneamente dos acciones: Relajan y regeneran, hidratan y alisan, purifican y revitalizan.

Tipos de mascarillas:

Mascarillas hidratantes: Nos aporta hidratación y además su efecto se percibe de inmediato dejando la piel mucho más suave y alisando visualmente las arrugas.

Mascarillas purificantes: Su función es limpiar en profundidad eliminando las células muertas y las impurezas que apagan el tono de la piel y dificultan la penetración de los productos de tratamiento.

Mascarillas relajantes: Estas mascarillas actúan relajando el cutis y alisando las arrugas, además tienen un ligero efecto tensor. Son perfectas para los rostros cansados.

Mascarillas reafirmantes: Su función es la de rellenar la piel con sustancias nutritivas e hidratantes, proporcionando a nuestra piel un extra de luminosidad y haciendo que nuestra piel luzca más lisa.