Tratamiento antiedad facial Supremÿa de Sisley

Sisley lanza un tratamiento facial que capitaliza los más recientes avances en el campo de la cronobiología y fisiología cutánea. Supremÿa La Nuit el tratamiento facial antiedad supremo frena el proceso del envejecimiento genéticamente programado de la piel para rejuvenecerla visiblemente.

tratamiento antiedad facial supremya de sisley

Supremÿa de Sisley actúa por la noche, momento clave de la regeneración celular. En el corazón de la fórmula, el Fitocomplejo LC12 frena el envejecimiento genéticamente programado de la piel.

Una poderosa fórmula
La más alta concentración en activos jamás formulado por Sisley. una fórmula completa que ofrece 25 acciones antiedad específicas y sinérgicas.

Resultados
Cada noche, Supremÿa ayuda a compensar los daños del día y prepara la piel para luchar contra el estrés del mañana.

En 2 meses Supremÿa repara visiblemente el pasado de la piel. Sus acciones rejuvenecedoras “profundas” se muestran visibles:

– El rostro aparece más joven al despertar,
– La piel está regenerada, más firme, más tónica
– Los rasgos se suavizan, la piel se unifica.

Noche tras noche, Supremÿa optimiza el futuro de la piel. Su proceso de envejecimiento genéticamente programado se retrasa, su ADN está protegido. La piel “envejece más joven”.

– Las arrugas se rellenan visiblemente,
– La epidermis se reestructura, se muestra más joven,
– El espesor de la dermis y su textura mejora

Aplicación
Confortable como una crema y poderoso como sérum, Supremÿa se aplica y masajea con un ritual específico: Aplicar cada noche, tras el desmaquillado, sobre la piel perfectamente limpia.

Calentar una cantidad de producto entre tus manos para facilitar su aplicación sobre todo el rostro. Deslizar la yema de los dedos desde el centro de las cejas hacia la sien.

Añadir las palmas de las manos y proceder sobre :
– la sien,
– mandíbula,
– aletas nasales y volver hacia la sien.

Terminar con movimientos ascendentes. Volver a las aletas nasales, deslizarse hacia los pómulos y subir estrechando hacia la sien. Colocar los dedos en el medio de la barbilla y deslizar las palmas hacia la sien mientras subimos y estrechamos.