Trucos para evitar el vello enquistado

El vello enquistado, se manifiesta como una especie de bolita de pelo en la piel. Esta se produce cuando el vello no tiene la suficiente fuerza como para traspasar la piel que hay sobre el folículo piloso; a pesar de ello el vello sigue creciendo y como no tiene espacio sufuciente este se enrosca produciendo el antiestético vello enquistado.

Este problema es muy común en personas con un vello débil, por una depilación con cera o porque tengan las capas superiores de la piel muy gruesas.

Problemas más graves
Cuando los folículos pilosos están infectados hay que acudir al médico el cual nos recomendará una crema con agentes antibacterianos que nos ayudarán a eliminar la infección o nos recomendará un tratamiento más específico si el caso es más severo.

Problemas menos graves
Si tu caso no es ninguno de estos bastará con exfoliar la piel para que el pelo salga con más facilidad. La frecuencia de la exfoliación dependerá del tipo de piel; si es muy delicada con tendencia a enrojecerse se hará una exfoliación suave una vez por semana. Si nuestra piel es normal nos podemos permitir hacerlo hasta tres veces por semana usando, en una de ellas, un guante de crin, y el resto aplicando con la mano un exfoliante corporal mientras realizamos movimientos circulares ascendentes, desde los tobillos a los muslos.

Tras haber exfoliado nuestra piel debemos aplicar una crema hidratante o nutritiva a poder ser con propiedades calmantes como el aloe vera o el aceite de rosa mosqueta.

Aparte de las soluciones que hemos dado para tratar el vello enquistado existen tratamientos más específicos en los salones de belleza donde analizaran nuestros caso y nos recomendarán el más adecuado. También puede ayudarnos la depilación láser ya que evita que el vello se enquiste.